Los disruptores endocrinos son sustancias químicas capaces de alterar el sistema hormonal, tanto en seres humanos como en animales, responsable de múltiples funciones vitales como el crecimiento o el desarrollo sexual. Al imitar o alterar el efecto de las hormonas, los disruptores endocrinos pueden enviar mensajes confusos al organismo ocasionando diversas disfunciones. Todos estamos expuestos a sustancias químicas que pueden alterar nuestro sistema hormonal y causar numerosos problemas de salud de efectos irreversibles.

Hoy vamos hablar sobre unas sustancias químicas, llamadas disruptores endocrinos, capaces de alterar el sistema hormonal, en personas y en animales. Estas al imitar o alterar el efecto de las hormonas causan numerosos problemas de salud.

Sus impactos también pueden ser imperceptibles durante una generación o dos a pesar de que nunca han estado directamente expuestos a los disruptores.

Salud reproductiva masculina (Malformaciones en genitales de bebés, disminución de la calidad del semen, cáncer de testículo y próstata).

Trastornos del metabolismo (obesidad, diabetes).

Problemas cardiovasculares.

Alteraciones y enfermedades neurológicas (Perturbaciones del desarrollo neurológico y alteraciones conductuales, como Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad, Autismo, etc, y enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson).

¿Qué exposición sufrimos?

Es una contaminación invisible, y todos la sufrimos  de manera involuntaria. Nuestro entorno está lleno de los disruptores endocrinos: nos rodean en la calle, el trabajo, la escuela, la casa…

Los disruptores se encuentran en:

🠺 Alimentos

🠺 Productos de higiene personal

🠺 Productos de limpieza, insecticidas, ambientadores…

🠺 Construcción y decoración

🠺 Otras fuentes de exposición

 

  •