Medicina Natural

Evolución de eccema con medicina natural

El eccema es una reacción inflamatoria que va acompañada de enrojecimiento, escozor y picor en la piel, además de provocar ampollas o vesículas que pueden llegar a supurar. Esas vesículas pueden formar costras y escamas. Los eccemas suelen ser de origen alérgico o microbianos.

Desde la Medicina Natural se trata obteniendo muy buenos resultados, ya que siempre hay una causa emocional; por eso nosotros trabajamos a la persona en su conjunto, cuando el eccema está en la piel; es entonces cuando el cuerpo está trabajando para eliminar tóxicos del interior. Se dice que la piel es la tercera vía de eliminación, por ello es aconsejable no tapar el eccema con cremas de corticoides. Sé que es complicado comprender esto y que queremos guardar todo dentro, porque es un problema molesto -también por motivos estéticos-, pero debemos de comprenderlo y cuidarnos en muchos ámbitos. La alimentación será un factor muy importante, pero no el único.

Desde la Medicina Tradicional China, el eccema puede deberse a múltiples causas. Hay que estudiar a la persona para conocer realmente qué lo está provocando, y hasta entonces será complicado quitarlo. Muchas veces desaparece el eccema, pero no quiere decir que esté curado.

Las fotos indican el proceso que esta mujer tuvo hasta su total curación. Se observa una piel bastante castigada por los eccemas continuos, hasta que empezó a tratarse con técnicas naturales.

Se trata de una mujer de 45 años con problemas de piel desde hace seis años, tratada de diversos forúnculos y eccemas con antibióticos y corticoides. Tras no experimentar mejorías, decide tratarse con medicina natural.

Presenta eccemas en todo su cuerpo; son eccemas secos que le producen mucho picor. Empezó con pequeños eccemas que le picaban mucho y al rascarse fueron haciéndose más grandes y con ese color rojizo que se puede apreciar en las fotos. Se le trata con alimentación, flores de Bach y medicina natural.

La recuperación no fue inmediata; lo primero que notó fue que no tenía picor, y poco a poco fueron desapareciendo los eccemas hasta conseguir la total recuperación y regeneración de la piel. En la actualidad se encuentra bien, y dos veces al año viene para tener un seguimiento. No le han vuelto a salir ni forúnculos ni eccemas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *