Cuerpo y Mente

La microbiota intestinal

La microbiota o microbioma es el conjunto de microorganismos que se encuentran de forma natural en distintas partes del cuerpo en personas sanas.

Estos microorganismos, producen vitaminas, ayudan en la digestión del alimento, y protegen contra la colonización de otros microorganismos que pueden ser patógenos, lo cual es llamado antagonismo microbiano.

En el cuerpo humano viven aproximadamente 100 billones de microorganismos, los cuales se benefician de nosotros y nosotros de ellos.

Se piensa que las bacterias son malas pero esto no es así pues una gran mayoría de ellas realizan funciones vitales como la intervención en la expresión de genes y prevención de enfermedades.

Los más comunes son los staphylococcus aureus, escherichia coli y cándida albicans, algunos de los cuales pueden causar enfermedades en casos especiales, por lo que se les llama patógenos oportunistas.

En un animal sano, los tejidos internos, por ejemplo, sangre, cerebro… normalmente están libres de microorganismos. Sin embargo, la piel y las membrana y mucosas están constantemente en contacto con organismos del medio ambiente y son fácilmente colonizados por especies de microbios diferentes.

La microbiota normal está constituida por una multitud de bacterias, hongos, protozoarios y otros microbios, tan solo la microbiota intestinal humana constituye un complejo ecosistema integrado por más de 400 especies bacterianas. Asimismo, se localiza en ambientes específicos en el humano como son: piel, orofaringe, tracto gastrointestinal y genitourinario.

El intestino del individuo nace estéril y adquiere su colonización microbiana inmediatamente tras el nacimiento.

La colonización es el proceso mediante el cual los microorganismos se instalan en un determinado lugar, esta puede ser por un breve periodo de tiempo o de forma permanente.

La colonización y el establecimiento de la microbiota es un proceso continuo que ocurre durante toda la vida de un individuo sano, de forma que la flora de un recién nacido  será distinta a la de un adulto o un anciano, esto puede explicarse mediante el cambio en la dieta, hábitos, vida sexual, niveles hormonales, entre otros.​

El tracto gastrointestinal constituye una de las principales zonas de contacto con microorganismos potencialmente nocivos como bacterias, virus, toxinas y otros alérgenos y la mucosa forma la primera barrera frente a ellos y desempeña una función primordial en la defensa del organismo frente a estos.

Funciones de la microbiota intestinal

  • Función de nutrición y metabolismo
  • Función de protección
  • Función sobre el desarrollo del sistema inmunitario
  • Función de mantenimiento

Todo esto se puede resumir diciendo que la flora intestinal hay que cuidarla para tener una buena inmunidad frente a enfermedades, virus y bacterias para ello es muy importante la alimentación, tener en cuenta el buen uso de fármacos y antibiótico y el estrés entre otros factores.

Por ello recomiendo  como alternativa tratarse con  la medicina natural.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *