Shiatsu

HISTORIA
El término Shiatsu se empezó a usar en Japón a comienzos del siglo XX. Tiene su origen en la Medicina Tradicional China que  se remonta a más de cinco mil años, cuando en las montañas del Norte de China los sacerdotes Taoistas  practicaban el Do in, de esta técnica surgieron otras disciplinas el Qi-gong, y distintas formas de artes marciales.
El Do in, era una forma de trabajo, que mediante estiramientos y automasaje, se reactivaba el flujo energético del organismo, corrigiendo desajustes tales como jaqueca, dolores de espalda, cansancio crónico, estrés, ansiedad…
Lo que se buscaba a través de todas estas disciplina era influir sobre el Shi, Ki, o Prana.
Estos conceptos se definen como  la fuerza vital y energía responsable de todo lo que ocurre en el universo Que se manifiesta a través de dos principios opuestos y a la vez complementarios denominados Yin-Yang.
El Shiatsu, junto con el Anma y la Acupuntura son las únicas terapias reconocidas oficialmente por el Ministerio de Sanidad y Bienestar en Japón.
El  Anma  está considerada por muchos terapeutas como la madre  de las terapias corporales debido a la gran influencia que ha tenido  sobre todas ellas y por su antigüedad. Esta se basa en el concepto de la autocuración siendo la persona parte activa y esencial del proceso. La palabra Anma significa (An) presionar y (Ma) friccionar.  A lo largo del tiempo en Japón fueron apareciendo otros estilos de Anma y fue cuando apareció el  Ampuku.
La palabra Ampuku  significa el “pulso del  Hara” o “calmar el abdomen”.
El Ampuku  es una terapia o tratamiento japonés que se basa en dos formas de diagnóstico, uno a través del abdomen y otro a través de los 5 elementos.
Uno de los maestros más importante de esa época y en la historia del Ampuku fue Shiansi  Ota , quien separó el Ampuku del Anma y aportó la definición de ambas,  que contribuirían   al desarrollo de algunas técnicas entre ellas el Shiatsu.
En la actualidad existen dos formas de trabajar el Shiatsu :  El sistema de Namikoshi y el de Masunaga.
En 1905 nace Tokuhiro Namikoshi en la isla de Shikoku. Siendo aún un niño se marcha con su familia a la isla de Hokkaido donde debido a la humedad y el frio,  enferma su madre de reuma. Namikoshi con sus masajes intuitivos, llega a curar a su madre y a partir de ahí, sigue estudiando.
En 1940 funda en Tokio el Instituto Japonés de Shiatsu, el cual cambiaría su nombre al de Escuela Japonesa de Shiatsu en 1957. El último paso para que la técnica fuese reconocida sería el recibir la aprobación del  Ministerio de Sanidad y Bienestar Japonés.
Namikoshi  murió a la edad de 95 años.
Otro personaje importante en la técnica de Shiatsu  fue Shizuto Masunaga.
Nacido en 1925, conservó el estilo  tradicional basado en  los principios de la  antigua medicina  Japonesa. Después de graduarse con el maestro Namikoshi, y tras 10 años de profesor en la escuela de Namikoshi, funda su propia escuela en Tokio.
Fue  el creador del Shiatsu Zen y muere a la edad de 58 años.
El Shiatsu fue reconocido como terapia oficial por el gobierno japonés en el año 1955
definiéndolo como:
“una forma de manipulación aplicada con los dedos y palmas, sin el uso de instrumentos, mecánicos u otros, para aplicar presión a la piel humana, corregir irregularidades, promocionar y mantener la salud y tratar enfermedades.”
DEFINICIÓN
En Japonés “Shi” significa dedos y “Atsu” presión.
Según cada escuela se define de forma  diferente, para mí y después de mis años de experiencia  lo definiría de la forma siguiente:
“El Shiatsu es una técnica  de masaje Oriental, basado en los principios de la MTC, en la que se combina estiramientos, con  presión, trabajando a lo largo de los distintos canales de energía, y puntos del meridiano  para prevenir y mejorar la salud ,quitar tensiones, corregir irregularidades, activar la capacidad de autocuración del cuerpo y tratar distintas patologías como dolor lumbar ,cervical, depresión, insomnio ,estrés, desequilibrios hormonales……”
Es un trabajo holístico  que se hace con la persona considerando que es un ser  constituido de una parte física, energética y emocional, en el que todo está interrelacionado.
Cuando alguno de estos factores,  se desequilibra se produce la enfermedad.
TÉCNICA
El Shiatsu se puede trabajar de distintas formas, en decúbito supino, prono, y decúbito lateral , posición sentada. En principio aprenderemos a trabajar lo que es un Shiatsu general, en todas las posturas, con sus respectivos estiramientos.
Los estiramientos son  importantes, y forman un componente esencial en la técnica del Shiatsu.
Gracias a ellos  podemos mantener los músculos flexibles y prepararlos para el movimiento. Así mismo gracias a ellos:
  • Aumenta la extensión de los movimientos.
  • Se evitan lesiones como tirones, tendinitis, molestias en las articulaciones…
  • Se reduce la tensión muscular y se relaja el cuerpo
  • Se Mejora la circulación de la sangre, y la oxigenación  del  músculo y por lo tanto su recuperación.
El terapeuta trabaja además de con estiramientos, con presión en las distintas zonas del cuerpo utilizando los pulgares, la palma de las manos, rodillas, antebrazos…

Deja un comentario