Sales de Schüssler

 El término “bioquímica” hace referencia a los procedimientos y reacciones que se producen de manera natural en el organismo, como la digestiòn, la respiraciòn o el metabolismo.Schüssler se basa  en las doce sales minerales que tenemos en el organismo de manera natural y que ingerimos cada día  a través de la alimentación. El descubrió que a partir de estas Sales se podían elaborar remedios mucho más efectivos que los puros minerales de nuestra alimentación.
Las sales minerales de Schüssler pueden estimular o restaurar las funciones corporales, e incluso corregir los trastornos funcionales del organismo.
Wilhelm Heinrich Schüssler nació en la región Alemana de Ammerland en 1821.
Con 31 años empezó a estudiar medicina en París sin poseer ningún título de secundaria. Pasado un tiempo, se trasladó a la universidad de Berlín y se licenció en Giessen.
El desarrollo de sus métodos y la fabricación de las Sales estuvieron influidos por las teorías básicas del que descubriera la homeopatía; el Dr. Samuel Hahnemann (1755-1843

La homeopatía se basa en el principio de similitud.
A través de muchas investigaciones, Hahnemann determinó qué tipo de síntomas provocaban varias sustancias del reino animal,  mineral  y vegetal en la salud de las personas. A través de este proceso llamado “prueba homeopática”, se elabora una lista de los síntomas según cada sustancia, que se resume en un cuadro de remedios. Desde entonces, el número de remedios homeopáticos ha aumentado hasta 11500
A finales del S.XIX, la medicina empieza a cambiar.  El catedrático Rudolf, patólogo del hospital Charité de Berlín, investigó el funcionamiento de las células. Poco después, el científico y fisiólogo holandés Jacob Moleschott descubrió la importancia de las sales minerales para el funcionamiento del organismo humano y animal.

En este período, Schüssler llevaba varios años buscando un nuevo método de tratamiento. Quería alejarse de la infinidad de remedios homeopáticos del momento e idear una terapia en la que se utilizaran pocos medicamentos. Schüssler se inspiró en una frase de Moleschott publicada en un trabajo científico que decía:

“…las sustancias que permanecen después de la combustión de los tejidos animal y humano,, llamadas cenizas, son la base que dan forma al tejido y establecen su tipología. No hay hueso sin fosfato cálcico,  no existe la sangre sin hierro, ni cartílago sin sal, ni la saliva sin cloruro potásico”.
Schüssler quería descubrir qué sales minerales eran màs habituales en el cuerpo.
  Así que se dedico a estudiar con personas ya muertas  y averiguó que en los diferentes órganos  y tejidos existian distintas sales minerales. En el tejido muscular encontró básicamente fosfato de potasio y fosfato de magnesio, en las membranas mucosas encontró cloruro potásico y en el tejido óseo encontró fosfato cálcico.

Los trabajos de investigación que realizò Virchow ayudò a Schüssler  a llegar a ver   que las sales llegaban directamente a las células enfermas.  Sus conocimientos en homeopatía le ayudaron; como en la elaboración de remedios homeopáticos: mediante varias disoluciones las sustancias se distribuyen en partículas tan finas que consiguen entrar en el interior de las células. Siguiendo este método, Schüssler elaboró potencias homeopáticas a partir de sales minerales. Y es como se crearon las sales de Schüssler.

Schüssler realizó otro gran descubrimiento: cuando las sales en polvo se mezclan con el agua y el paciente lo bebia lentamente, la mayor parte del medicamento no llegaba al estómago sino que era absorbido por las membranas de las mucosas de la boca. De esta forma se producia un efecto rápido

 Schüssler  empezó hacer ensayos, y administró fosfato de magnesio a pacientes con calambres musculares y en minutos los síntomas desaparecian por completo. Esto  significò  para el un gran descubrimiento. Así que a partir de aquí se dio cuenta que iba por buen camino, y siguió trabajando con mucha ilusión
 Trató a más de 1.000 niños con difteria mediante cloruro potásico, mientras que los médicos, con sus métodos habituales, perdían toda esperanza viendo como sus pacientes morían a causa de esta enfermedad.
Schüssler llamó a su método “Terapia abreviada, basada en la histología y en la patología celular”. Quería reducir al máximo el número de medicamentos y esperaba que fuera suficiente con 12 Sales medicinales. Schüssler publicó sus descubrimientos en 1874
.
Schüssler únicamente prescribió las Sales que él mismo había creado. Las once pomadas medicinales fabricadas a partir de las sales no se introdujeron hasta que murió.
Estas pomadas se pueden usar de forma adicional o exclusiva para tratar problemas de articulaciones o enfermedades cutáneas, dado que el principio activo finamente pulverizado suele alcanzar la zona afectada más rápidamente a través de la piel.