piernas
Blog de Masajes

Si tengo varices ¿puedo recibir un masaje?

Las varices se producen cuando hay una dilatación de las venas y se hacen visibles, suele afectar más a la mujer que al hombre. El factor hereditario puede intervenir para llegar a tener varices, pero realmente hay otros factores que son importantes para la prevención de las varices y para mejorarlas entre ellos se encuentra la alimentación, hacer deporte, no fumar, beber mucha agua, evitar la obesidad, sedentarismo y recibir drenaje linfático manual o masaje de piernas.

Para que exista un buen riego sanguíneo el flujo de sangre debe ser ascendente es decir desde las piernas hacia el corazón cuando esto no ocurre y va al contrario, en sentido descendente, del corazón a las piernas la sangre se acumula en las venas de las piernas pudiendo llegar a producir las varices.

Clasificación de las varices

  • Varices grado I

    • Son las conocidas arañas vasculares suele ser un problema más a nivel estético puedes notar tus piernas cansadas y pesadas.
  • Varices grado II

    • Son más visibles y van acompañada de síntomas como calambres, pesadez en piernas, dolor, piernas cansadas, picor, calor, tirantez y suele ir acompañada de retención de líquidos e inflamación.
  • Varices grado III

    • Aquí las varices están más dilatadas con dolor, edema e inflamación, puede cambiar el tono de la piel.
  • Varices grado IV

    • Cuando se llega a este grado las varices puede dar lugar a serios problemas de salud llegando a poder formarse ulceras en la zona y al tener heridas abiertas dar lugar a una infección.

Si tengo varices ¿puedo recibir un masaje?

Lo indicado cuando hay un problema de varices es el drenaje linfático manual este no es un masaje pues su función es drenar no masajear fue descubierto por el Dr. Vodder.

La función que tiene es la de ayudar a movilizar los líquidos del cuerpo eliminando las sustancias de desecho que se acumulan en el líquido intersticial.

Es muy efectivo en este tipo de problemas en los que llega a mejorar y quitar los síntomas de calambres, piernas cansadas, dolor, edemas, inflamación, picor, tirantez.

Los movimientos que se te aplica son suaves y por consiguiente no produce dolor, para conseguir un buen efecto es importante seguir un ritmo adecuado y hacer bien las maniobras teniendo en cuenta siempre la presión exacta que se debe de realizar con esta técnica pues sino se hace bien se producirá un efecto rebote.

Un edema es una acumulación excesiva de líquido en el tejido intersticial, el edema puede ser temporal o permanente dependiendo de la causa que lo haya provocado.

En Centro Kiromas somos especialistas en drenaje linfático y otras técnicas manuales desde hace más de 25 años y tenemos un profundo conocimiento de esta técnica sabiendo en cada momento como abordar el problema de las varices.

Indicaciones del Drenaje Linfático

  • Retención de líquido en piernas, brazos, espalda y cara.
  • Después de una intervención de estética o de una operación no estética.
  • Dolores y problemas articulares, problemas de ligamentos, tendones, espalda, esguinces, inflamaciones, rotura de fibra.
  • Dolores y desarreglos en la regla, retención de líquido en cualquier parte del cuerpo.
  • Problema maxilofacial, inflamación y dolor de garganta, sinusitis, hipertensión.
  • Problemas del sueño, ansiedad, estrés.
  • Problemas de metabolismo lento, obesidad, estreñimiento.

Beneficios del Drenaje Linfático

  • El drenaje moviliza los ganglios linfáticos, ayudando a reabsorber  el exceso de líquidos.
  • Mejora y quita el dolor.
  • Se utiliza en  procesos inflamatorios.
  • Relaja no sólo a nivel físico sino también emocional.
  • Interviene en la mejora de las defensas del cuerpo.
  • Es de gran utilidad después de a ver sufrido un tumor de cualquier etiología.

 

Siempre hay que hacer drenaje linfático en este tipo de problemas sobre todo si hay síntomas de dolor e inflamación, y después hay que ver de forma individual a la persona y valorar si después de hacerle drenaje linfático manual es conveniente hacerle masaje para ello tenemos en cuenta el grado de dolor e inflamación, ver si solo hay inflamación, edema o las dos cosas a la vez pues muchas veces no es apreciable si hay edema.

En el caso de que haya retención de liquido o una inflamación apreciable nunca se debe trabajar con masaje pues lo especifico es el drenaje linfático manual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *